Aunque vemos el estrés como algo negativo, realmente el estrés nos ha hecho sobrevivir como especie. Es una respuesta de nuestro organismo que ayuda a provocarnos la necesidad de lucha o huida en momentos en los que detectamos, por ejemplo, un peligro. Ese estrés es necesario.

Por ejemplo, puede ser que estemos cruzando la calle, un coche venga muy rápido, detectemos que se va a saltar el semáforo y tenemos que correr para llegar al otro lado antes de que nos atropelle. Ese estrés nos salva la vida pero si ese estrés se alarga en el tiempo, se convierte en algo peligroso; el estrés es bueno durante un corto periodo de tiempo pero es perjudicial para nuestra salud si se prolonga en el tiempo. Afectará al sistema inmunitario, repercute en que no se recupere bien la musculatura, no nos deja estar relajados..

Pero con estas recomendaciones podrás reducir tu estrés y ser más feliz.

CONSEJOS PARA ELIMINAR EL ESTRÉS

Céntrate en el aquí y ahora

Y hazlo varias veces al día. Porque, a veces, el futuro es incierto; hay cosas que no sabemos si ocurrirán o no. Esto nos lleva a la preocupación. Y la preocupación, como su propio nombre indica, no es más que ocuparse antes de tiempo, vivir con una sensación causada por algo que puede o no ser real.

Para conseguir estar en el presente, en el aquí, haz un ejercicio de respiraciones profundas. Cierra los ojos, coge aire, suelta aire y concéntrate en esa respiración. Simplemente imagina cómo entra el aire, cómo sale, cuenta las respiraciones: inspiración, espiración. Si logras Hacer esto varias veces al día, verás como te ayuda a vivir en el aquí y ahora.

Descubre tu propósito

Es importante tener una misión, un propósito, un sueño en la vida. Hay que descubrirlo, para conectar con él y vivir al cien por cien y lograrlo.

Una manera de conocerlo es hacerte la pregunta: ¿Para qué?, con todo lo que hagas en tu vida. Por ejemplo, te levantas por la mañana: ¿para qué te levantas? “Para ir a trabajar”. ¿Para qué vas a trabajar? Hazte por lo menos esta pregunta cinco, seis, siete veces. “Voy a trabajar para ganar dinero”. ¿Para qué quieres ganar dinero? “Quiero ganar dinero para tener calidad de vida y dársela a mis hijos también”. ¿Para qué quieres que tus hijos tengan calidad de vida? “Para que sean felices”. Ahí tu misión: tu objetivo es que tus hijos sean felices. Es bien distinto levantarte por la mañana y pensar: “Me levanto para ir a trabajar para que mis hijos sean felices.” Ya verás como el chip cambia por completo. Eso te va ayudar. Descubre tú “para qué” y actúa siempre para lograrlo. Centrándote en que ése es tu objetivo.

Cuida tus pensamientos

Los pensamientos provocan unos sentimientos, esos sentimientos provocan unas acciones y esas acciones generan unos resultados. Si tienes pensamientos positivos, tendrás sentimientos y emociones positivas, acciones positivas que provocarán resultados positivos.

Levántate por la mañana y piensa que va a ser el mejor día de tu vida y, además dilo en voz alta: “Hoy va a ser el mejor día de mi vida, hoy va a ser el mejor día de mi vida.” Repítelo varias veces. Y di también: “Mis pensamientos son alegres y positivos”. Por la mañana, por la tarde, por la noche. Cuantas más veces te lo repitas mentalmente más rápido condicionarás tu subconsciente y cuando lleves meses haciéndolo, tus pensamientos empezarán a ser positivos. Tendrás emociones positivas, harás acciones que provocarán unos resultados positivos.

Si quieres que te envíe por Whatsapp mensajes de motivación, tips de entrenamiento y alimentación para que tengas una gran salud, escribe “tu nombre + ganar salud” al: +34 633 34 24 34. A través de ese Whatsapp te enviaré un tip cada 14 días aprox. Me encantaría poder responder dudas, pero me es imposible ya que sois muchas personas 🙂

Leave a reply